www.rapienvios.com
SALUD

ABC de España: Trabajo de investigación

La larga agonía de la salud en Venezuela

23/11/2015 | 1584 Visitas

El desabastecimiento en Venezuela no es algo exclusivo de los mercados de comida donde productos de primera necesidad poco se ven y cuando aparecen vemos como largas filas, algunas interminables se juntan en sus puertas durante horas también en los hospitales. Parece extraño que esto ocurra cuando alguna vez escuchamos al fallecido presidente Hugo Chávez decir un noviembre de 2011: «La medicina capitalista es una cosa perversa (…) Cuando la vida mismo se convierta en mercancía. ¿Cuánto vales? ¿Cuánto hay pa’ eso? Si tienes, vives; si no tienes, no vives».

 

Es en ese momento donde la gente se pregunta: ¿Es perversa la medicina socialista también? Nos adentramos en los centros de salud públicos venezolanos para encontrar la respuesta y allí observamos como se están deteriorando cada día más. La falta de medicamentos equipos y hasta de profesionales de la medicina ha provocado el cierre de los servicios de emergencia y de cirugía de muchos de los hospitales. Ahora existen los llamados «Bachaqueros de la medicina», es decir aquellas personas que contrabandean insumos para venderlos en las puertas de los centros hospitalarios, aprovechándose de la necesidad de los enfermos. Es frecuente escuchar en las tertulias de los venezolanos cualquier cantidad de situaciones que nadie se imaginaria que ocurren en una nación tan rica. En los últimos meses han fallecido personas desangradas en las emergencias por carecer de cosas tan sencillas como bolsas de sangre, anestesia y compresas para tratarlas.

 

Una crisis general hospitalaria

Desde hace varias semanas, hemos realizado recorridos por varios centros de salud caraqueños como el Hospital Miguel Pérez Carreño, Hospital Pérez de León y el Hospital Universitario y la realidad es como llegar a los supermercados; hombres y mujeres desesperados buscando ser atendidos en las emergencias, pero pocas tienen suerte porque muchas de las especialidades están paralizadas por falta de materiales. Las salas de hospitalización están desiertas arruinadas. La falta de medicamentos e insumos está relacionada con las dificultades para importar, debido a que el Gobierno nacional controla el mercado de divisas y demora las respectivas autorizaciones monetarias ante una ola burocrática y en muchos casos corrupta que impide que se aceleren los trámites.

Un informe publicado por El Programa de Educación Acción de Derechos Humanos Provea señala que las deficiencias de los centros públicos de salud, pasó de 1.976 en 2013 a 2.665 en 2014, lo que representa un aumento de 35%. En comparación con el año 2013, el mayor aumento de denuncias se registró en la falta de insumos o material médico-quirúrgico, cuyo peso porcentual varió de 9,62% a 11,26%, la falta de equipos médicos operativos, subiendo de 5,76% a 8,44%, y el cierre o suspensión de servicios, el cual escaló de 5,47% a 11,33%. Una encuesta realizada en 130 hospitales públicos de 19 estados del país, por Médicos por la Salud (Red de médicos residentes de hospitales públicos) en marzo de 2014, arrojó 38% de los quirófanos inoperativos, 28% de los centros sin suministro de agua permanente, 19% sin equipos de Rayos X, 22% sin equipos de Ecografía y 47% sin Tomógrafos. Además, 55% se encontraba con falla moderada o grave de insumos básicos, 57% de insumos médico quirúrgicos y 51% de catéteres y sondas. En el informe exponen el caso de Daniel Solórzano, un niño de 4 años con tirosinemia, una enfermedad generada por deficiencia de enzima que puede producir cáncer del hígado, que esperó 10 meses por el único tratamiento que podía salvar su vida y que su madre solicitó a 4 organismos sin encontrar ayuda.

 

Los médicos que se van

Los problemas de la salud se agravan con la iniquidad salarial, la escasez de insumos y la inseguridad personal principales factores que motivan la emigración de médicos venezolanos que buscan mejores oportunidades. El caso de Vannessa Gómez estudiante de medicina del ultimo año habla de cómo es la situación de los galenos. «Me encantaría quedarme pero siento que no tengo futuro en un país donde no se valora nuestra profesión y tenemos que sobrevivir con 8.000 bolívares, lo que equivale a unos 10 euros al mes, aunque el Gobierno se empeñe en decir lo contrario maquillando las cifras con un cambio de divisas irreal que solo existe en el papel y no es la realidad del bolsillo del venezolano». La Federación Médica de Venezuela ha denunciado este año que unos 13.000 galenos han emigrado en los últimos años, de los cuales 7.600 pertenecían al sector público. Los destinos que han acogido a esta población profesional son: España, Estados Unidos, Australia, Ecuador y Chile. La Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela (UCV), estima que en esa casa de estudio se gradúan alrededor de entre 200 y 250 nuevos médicos, de los cuales 40% sale del país. Existen muchos elementos para emigrar, pero uno de los factores principales que mencionan es la inseguridad. Los médicos venezolanos durante su jornada laboral se exponen a robos, peleas que ponen en riesgo sus vidas. En todo los hospitales de Caracas las salas de emergencia están precedidas por rejas de seguridad con policías que resguardan el sitio de la delincuencia que muchas veces llegan heridos por armas de fuego y ocasionan situaciones violentas.

 

El futuro es incierto en un país donde reina la polarización. Los médicos consultados en los hospitales consideran que existen soluciones a la agonía de la salud que vive el país, siempre y cuando el presidente Nicolás Maduro tenga la voluntad de reconocer la crisis para poder elaborar una política pública que la revierta, sino la situación empeorará.

 


Noticias Relacionadas:


<< Volver a pagina anterior

Categorías

Versión de Escritorio >>